10 comentarios

  1. Ánimo.
    Pues a mi las guerras de cosquillas cuando estoy mal no me van, soy más rara… O igual hay que esperar a que la peque sea más grande, porque papá es un poco bruto.

    1. Author

      gracias.
      Nuestras guerras de cosquillas es que yo les hago a ellos pedorretas y cosquillas y ellos intentan escaparse.. yo no aguanto que me las hagan..jejejeje..

    1. Author

      Madre mía… tus palabras me han emocionado… sólo con eso ya me merece la pena seguir escribiendo.. un besazo

  2. Soy de las que opinan que tener momentos de bajón, nos ayudan a ver y disfrutar mejor los buenos momentos. Espero que ese «mal momento» mejore, y si tarda, tienes razón en que las sonrisas de los niños, y las cosquillas son fundamentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.