16 comentarios

  1. Vaya, le dieron un biberón sin decirte nada? Mi rubio nació hambriento también y también me separaron de él por la cesárea más de dos horas. Pero ahí estaba mi madre, cuando subí a la habitación le tenía en brazos y chupando su puñito para estimular la succión. Fue ponérmelo al pecho y agarrarse sin problemas.
    Qué importante es la información y qué poco se tiene en cuenta.

    1. No me dijeron nada a mí pero mi madre y marido dieron el consentimiento al biberón. Hace 9 años mi madre sólo sabía lo que había vivido ella con su maternidad y fue durante el boom de las leyendas urbanas y el biberón. Ella pensaba que hacía lo mejor por su nieto. Para los siguientes nietos ya procuró que no dieran ningún biberón hasta estar bien instaurada la lactancia 😛

  2. A mí me han ayudado mucho. La última vez con un eczema en el pezón que me ha amargado mucho pese a llevar ya 4 años y medio de lactancia. Creo que se debería regularizar su figura y que estuvieran disponibles en los centros de salud para evitar destetes y complicaciones innecesarias.

    1. Yo también lo creo. Muchas enfermeras quieren ayudar pero la carga de trabajo que tienen por los recortes hacen que no lleguen a todo. Yo recuerdo a una, durante mi segunda lactancia, que hacía todo por promover la lactancia materna pero apenas tenía medios

  3. Mi primera lactancia duró también 26 meses jejej
    Yo no he tenido nunca una asesora de lactancia cerca pero también es cierto que yo me había informado bastante antes de dar a luz y tuve mucha suerte con el agarre y ni una grieta… veremos a ver qué tal se da con este segundo!

    1. Es que a mí me faltó lo principal ¡¡informarme!! y si a eso le añado que no busqué ayuda profesional… estaba avocada al fracaso. Por eso digo que tener a una cerca nunca está de más. 😛

  4. Qué falta hacen! Deberían de tener en las plantas de maternidad auténticas asesoras de lactancia, porque yo he vivido parecidas las dos lactancias a las tuyas. Con el primero eché muchísimo en falta esa ayuda y fue mi consistencia y un grupo virtual de mamis genial que se formó a mi alrededor que me apoyaron y ayudaron a establecer la lactancia que luego duró hasta los 13 meses por decisión del bebé. Y con el segundo todo fue de manual y veía en mi compañera de habitación lo mismo vivido por mí y sentía pena de la poca ayuda que recibía.

    1. También depende del hospital y la zona. En el nuestro, en mi segunda lactancia, había una enfermera ayudando a toda la planta con los problemas de la lactancia. 1 para toda una planta. Que bien porque estuviera preparada pero no llegaba a todo. Por ello, creo que sería ideal que se hiciera imprescindible la presencia de asesoras de lactancia que sólo se dedicaran a ello dejando a las enfermeras con el resto de las labores. Todas saldríamos beneficiadas

    1. Sois de una gran ayuda. Mi hermana pensaba que era una nueva moda y cuando le llegó el turno de ser madre y tuvo muchos problemas al inicio de la lactancia, se apeó del burro, pidió ayuda y consiguió una buena lactancia de la que guarda muy buen recuerdo

  5. Totalmente necesaria la figura de la asesora de lactancia. Tras la cesárea con mi segunda hija, y aunque ya había dado pecho al primero, fue fundamental porque con la herida y eso no me apañaba y ella me explicó mejores posturas…salimos con la lactancia establecida del hospital.

    1. Es que nada mejor que tener alguien al lado que sepa y ayude. Nadie nacemos sabiendo y hay que saber pedir ayuda cuando se necesita 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *