8 comentarios

  1. Mi gato se murió en octubre después de 15 años con nosotros, mi marido y yo lo echamos mucho de menos, yo fui la que me di cuenta que estaba muerto. Luna eataba jugando al lado suyo y mi marido le saludó pensando que estaba dormido, yo no puefo olvidar la imagen y mi marido y yo no paramos de llorar, luna nada no entendia nada, y a dia de hoy sigue sin llorarle aunque si habla de el, le llevamos a incinerarle pero lo dejamos ahi, no fuimos capaces de verlo, in besazo grande

    1. Author

      Cada niño lo lleva de una forma diferente. Lo importante es que sepan que estamos a su lado y que pueden hablar de ello todo lo que necesiten. Ufff, encontraros muerto a vuestro gato debió de ser dolorosísimo. Yo no he conseguido ver a Llanol muerto. Simplemente no puedo. Se me hace muy cuesta arriba.

  2. Me parece una gran lección de vida. Exteriorizar los sentimientos siempre y darle mucha importancia. Aunque no he tenido que pasar por la muerte de una mascota, sí que llevo como puedo la falta de mi madre por cáncer. Y llorar, rituales y recuerdos siempre ayudan. Las pérdidas sean las que sean siempre llevan un duelo que hay que trabajarlo

  3. Ay, qué te voy a contar… Ya sabes, en mayo, con una diferencia de 15 días, en casa se murieron dos mascotas… Una de las gatas por sorpresa y una de las perras, aunque este hecho ya era algo que esperábamos y la verdad es que las reacciones ante las dos muertes fueron tan diferentes…

    Pero les hace fuertes y les enseña mucho, aunque lo pasen mal.

    Un besote

  4. Es muy duro perder a alguien, y con las mascotas que forman parte de la familia y de su día a día ocurre lo mismo. Me parece que fuiste una gran madre siendo sincera con tus hijos y dejándoles despedirse, porque eso es muy importante en el duelo.
    Espero que poco a poco se repongan y que siempre este en vuestros recuerdos.

  5. Uy a mi me pasó hace poco con el segundo gatito que adoptamos, era muy bebé y había estado en la calle abandonado muchos días así que por más que lo intentamos no pudimos salvarlo. Murió con nosotros en casa así que claro, la opción de engañarle no era viable, el sabía que había muerto, lo vio, lo tuvo en sus brazos, y lloró.
    Le dimos un entierro cerca para poder visitarlo y dejarle flores, y se acuerda bastante de él.

  6. La verdad es que con niños este es un tema delicado y hay que tratarlo con delicadeza. Yanol era una preciosidad y lo habéis gestionado fantástico ☺️

  7. Debe ser un momento muy difícil para los peques, y tus tips me han parecido muy buenos, se nota que el evento al que fuiste le sacaste bien el jugo. A mi me habría costado un poco pensar como decirselo o como actuar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.